27 nov. 2014

HAMBURGUESAS DE AGUACATE Y CARNE (Receta con #saboramalaga)

Creo que ya he dicho en varias ocasiones que sigo sorprendiéndome con algunos productos, en este caso de la provincia de Málaga, por sus propiedades y por la cantidad de recetas que podemos hacer con ellos. Y en parte está siendo gracias a la marca @saboramalaga creada por la diputación Provincial de Málaga, que nos está dando la posibilidad de conocer la gastronomía malagueña,durante muchos años y por muchos, desconocida. 
Y en Km0 club Gastronómico han apostado desde el principio por lo mismo: que se conozca la gastronomía de toda la provincia, sus productos, sus elaboraciones, sus productores, etc.
Y fue en km0 Club Gastronómico cuando en enero de este año se organizó una presentación de la empresa Reyes Gutiérrez, Frutas tropicales, y uno de sus productos estrella, el aguacate.
Aprendí muchísimo de esta fruta, la cantidad de propiedades beneficiosas que aporta a la salud, y lo versátil que es en la cocina, a pesar de que parezca lo contrario, y así lo creía yo, pocas cosas hacía con él.
Desde entonces todas las recetas que pruebo son un éxito.
Os dejo con estas hamburguesas que no es la primera vez que preparo, y que gustan mucho, cuya receta he sacado de un libro que se llama LA COCINA DEL AGUACATE.
Ingredientes:
  • 200 g de carne picada de pavo (en esta ocasión)
  • Un aguacate maduro
  • Una cebolla pequeña
  • Una cucharadita de mostaza
  • Una cucharada de tomate natural triturado
  • Una cucharada sopera colmada de miga de pan
  • Una cucharadita de perejil y media de orégano
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Para la decoración
Lechuga, tomate en rodajas, salsa perring, cebolla tostada, etc..... Al gusto

Preparación:
  1. Haz un puré con la carne del aguacate una vez pelado y quitado la semilla central. (yo lo hice con un tenedor),
  2. Pica la cebolla muy menudita,
  3. Desmiga bien la miga de pan de dos o tres días
  4. Mezcla la carne con la cebolla picada, el puré de aguacate, las migas del pan, la mostaza, el tomate triturado, el perejil picado y el orégano. 
  5. Salpimenta
  6. Deja reposar unos 15 minutos.
  7. Humedece la palma de la mano con unas gotas de aceite, y da forma de hamburguesas a las porciones de masa, a tu gusto. Yo no cojo mucha cantidad, me gustan pequeñitas.
  8. Ponlas en una parrilla o en una sartén a fuego medio bajo precalentado y ve dando vueltas continuamente durante unos 7-10 minutos (depende el grosor), para que se vaya haciendo por dentro y no se queme por fuera.
  9. Cuando esté dorada sirve con un poco de lechuga y rodajas de tomate; o con la cebolla tostada y salsa al gusto. 

Es una forma muy fácil de introducir esta fruta en los más pequeños.
Presentación y cena especial con el aguacate como "invitado" en Km0 Club Gastronómico con mis amigas de @pipirranamalaga

Más datos sobre el aguacate:

24 nov. 2014

CODORNICES CON PÉTALOS DE ROSA (de la película, COMO AGUA PARA CHOCOLATE)

El secreto de una buena cocina, de unos platos bien cocinados, a mi parecer, es que se haga con AMOR.
Cuando comencé a cocinar, lo hice un poco por imperativo de mi madre. Mis hermanas y yo teníamos que cocinar en casa, ella quería que aprendiésemos y primero eran las recetas más fáciles y apetecibles (tortillas, pasta, natillas de sobre) y después las de mayor dificultad. Pero una vez que comencé a hacerlo por decisión propia, poco a poco fui descubriendo el verdadero placer de la cocina, y rescatando el amor que mi madre ponía en todo lo que cocinaba y en todo lo que nos enseñaba. Es ahora cuando en cada uno de mis platos pongo todo ese amor, todo lo que aprendí y aprendo de ella. Con ellos expreso mis sentimientos, y en más de una ocasión, cocino por que lo necesito, por mi estado de ánimo. 
Y en la soledad de mi cocina, llegan con los olores, los sabores de la cocina tradicional. Los recuerdos de personas que ya no están, pero que han dejado un recuerdo de algún plato. Me gusta cocinar los champiñones rellenos, mientras recuerdo a mi tía Reme, y cómo ella me dijo que los hiciera. La tengo cerca mientras los hago. Y a mi tía Manoli, la cocinera del Restaurante La Yuca en Jaén, cómo hacía los flamenquines de ternera rellenos de jamón. Mientras los hago, me veo en su gran cocina, corriendo entre los cacharros, y aprendiendo de sus consejos. Y la veo a ella, siempre con su delantal, muy rubia y muy guapa. A ellas, y a todas las personas en las que pienso mientras cocino, personas que se han ido pronto, les dedico el plato, y mi mejor de las sonrisas. Es curioso que en la cocina, mientras me llegan los olores de las natillas, por ejemplo, me vengan los recuerdos, las imágenes de esas personas que disfrutaban de ellos. 

Pues esta receta está hecha con mucho amor, con el mismo que Tita la preparó en la novela y película COMO AGUA PARA CHOCOLATE; ese amor doloroso, ese amor y pasión que transformó unas rosas rosas en unas rojas al apretarlas junto a su pecho y arañarse con ellas. La sangre las convirtió en unas rosas rojas que utilizó para su receta, la misma que Nacha le susurró al oído, desde el más allá.

Y al igual que Tita corrió al granero a buscar unas codornices, entusiasmada, contenta, así soy yo cuando decido hacer alguna receta; entusiasmada busco los ingredientes, y no espero. Dejo otras tareas y sonriendo voy preparando la receta, ansiosa por ver el resultado. En ocasiones, la búsqueda de los ingredientes para la receta elegida, como fue el caso de ésta, se convierte en toda una aventura, que hace más atractiva la idea de cocinar.

Vamos pues con la receta.

Ingredientes:
  • 4 codornices
  • 4 rosas de color rosa muy perfumadas
  • 4 rosas de color rojo muy perfumadas
  • (pueden ser todas rosas, o todas rojas)
  • Una cucharada de mantequilla,
  • Una cucharada de anís verde en grano
  • Una cucharada de almendras (también puedes ponerle castañas cocidas en vez de las almendras)
  • Una cucharada de miel
  • Un diente de ajo
  • Sal, pimienta y un poco de agua
  • 2 Gotas de agua de rosas
Preparación:
  1. Con mucho cuidado de no pincharte con las espinas, desprende los pétalos de las rosas. Reserva unos pocos para la decoración.
  2. En un mortero machaca los pétalos, con las semillas del anís, las almendras peladas y un poco de sal. También puedes hacerlo en una picadora.
  3. Una vez que está todo picado, añade la miel  y mezcla. Reserva.
  4. En las carnicerías ya tienes las codornices desplumadas y limpias.
  5. Ata las patas con hilo de cocina, como hace Tita en la película, con mucho mimo, para que mantengan la posición mientras se hacen.
  6. En una cazuela echa la mantequilla, y salpimenta las codornices. Dóralas por espacio de unos diez minutos aproximadamente. Cuando veas que están doradas las apartas.
  7. En la misma sartén dora el ajo finamente picado, pero antes quítale la parte central, para que no se repita, y añade el picadillo de rosas.
  8. Introduce las codornices y deja en esta salsa removiendo para que se impregnen bien los sabores. Añade un poco de agua para que no se pegue, tapa y deja cocer a fuego lento unos diez minutos. 
  9. Aparta las codornices, y añade las gotas de esencia de rosas a la salsa, puesto que al cocinar puede perder parte de los olores, remueve y pasa por un colador fino.
  10. Emplata con las codornices (quítales el hilo, que se nos puede olvidar y no quedan bonitas), baña con la salsa por encima y unos cuantos pétalos de rosa
Nota:
como no tenía pitaya roja (se le echa para colorear la salsa) le puse unas gotas de colorante alimenticio rojo que venden en supermercados)

MARIDAJE:
Le va muy bien un vino rosado joven y perfumado, como el Lunares rosado de bodegas Lunares, un  vino con D.O. Sierras de Málaga, de la Serranía de Ronda, hecho con uva merlot 100%, sublime y de un color rosa fucsia, aromático, con toques a vainilla, y notas balsámicas. Tomar no demasiado frío, a unos 18º.


13 nov. 2014

MUFFINS VEGANOS DE CHOCOLATE (SIN LECHE Y SIN HUEVO)


Podríamos estar un buen rato hablando de la diferencia de las magdalenas y los muffins. ¿Por qué se les llama a unos una cosa  y a lo otros otra? Si lo que yo he conocido desde pequeña han sido las magdalenas, y ahora me vienen los muffins, los cupcakes.... ¡Un poco de lío sí que me hago! Magdalenas de toda la vida, aderezadas con fruta, frutos secos.... ¡vamos, digo yo! 
Eso es lo primero que llegué a pensar cuando llegaron a mis manos y oídos estos dulces.

Pero una ya investiga y lee, y pregunta, y aunque aún no lo tengo muy claro, creo que ya voy entendiendo las diferencias. 
Para entenderlo hasta yo, diría que lo muffins no son tan esponjosos como las magdalenas, se le incorpora menos aire a la masa. De igual forma, la cantidad de ingredientes que le ponemos da lugar a unos dulces un poco (sólo un poco), más "pesados" que las magdalenas; la masa es más compacta, y además un poco más húmeda, y a los que incorporamos frutos secos y no tanta levadura ni azúcar. En realidad, según todas las informaciones sacadas de internet, los dulces de este tipo (magdalena, muffins, cupcakes) menos dulces, son los muffins, incluso los podemos  hacer salados.
Y ahora la otra parte:  muffins y además, veganos... ¡ya la hemos liado!
Llevo tiempo escuchando esta palabra, y el watsap de @pipirranamlg, que me tiene loca... que si una tarta vegana, que si una comida vegana.... ¡ea, que ya me está picando la curiosidad! ¡Bueno, el watsap no, mis compis, que no paran de cocinar, y cocinar, y me ponen los dientes largos.
Vegano, qué es,... igual que con la palabra anterior, para entenderlo hasta yo, lo que me dice la wikipedia es que vegano o vegana es la persona que sigue una dieta donde no se incluye ni la leche  ni el huevo. Una palabra extranjera que proviene del inglés y en definitiva se basa en evitar productos de origen animal, no solo no consumiendo todo tipo de carnes y pescados, sino también leche, huevos. Tampoco consumen otras sustancias producidas o derivadas de animales, como la miel. ¡Ya ves tú, con lo sana que es la miel!). Pero así es y hay que respetarlo.

Deseo, desde mi débil conocimiento en estos menesteres, no haya dicho alguna barbaridad, y no os confunda más. Espero vuestras aportaciones al respecto.
Y pasando ya a la receta de estos MUFFINS VEGANOS, deliciosos y sí, esponjosos, jejejee, que además están hechos con cacao, ¡Imaginaros!

Ingredientes. Yo los hice en cápsulas más pequeñas, y me salieron 24.
  • 60 ml. de aceite de girasol,
  • 120 ml. de agua,
  • 60 ml. de café exprés,
  • 2/3 partes de cucharadita de vinagre de manzana o vino blanco (yo los hice con el vino blanco),
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla,
  • 150 g. de harina,
  • 110 g. de azúcar moreno,
  • 15 g de cacao en polvo,
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato,
  • 1/4 de cucharadita de sal,
  • Almendras crudas,
  • un poco de azúcar moreno para espolvorear.
Preparación:
  1. Precalienta el horno a 180º,    con calor arriba y abajo
  2. Mezcla en un bol los líquidos,
  3. Primero el aceite con el café,
  4. Después el agua caliente, vinagre o vino y extracto de vainilla. Remueve ligeramente y reserva.
  5. En otro bol más grande mezcla los ingredientes secos: harina, cacao, azúcar moreno, bicarbonato y sal,
  6. Vierte los líquidos sobre los secos y remueve con una cuchara hasta quedar una masa sin grumos, pero no remuevas demasiado, que no coja mucho aire.
  7. Rellena las cápsulas hasta dos tercios de su capacidad.
  8. Pica las almendras crudas y reparte por encima de la masa, y también le puedes poner azúcar moreno.
  9. Introduce en el horno unos quince minutos. De todas formas, comprueba con un palillo de dientes que salga totalmente seco. Ya sabes, cada horno es un mundo.



  • 9 nov. 2014

    PALOMITAS O ROSETAS DE MAIZ CON BACON Y PIMENTÓN

    A estos granos de maiz, les llamamos en Jaén y Granada, rosetas. 
    Y a mí me traen muchos recuerdos, de tardes de invierno alrededor de una mesa, en Jaén. Un buen plato de aceite de oliva virgen extra, pan, habas crudas y rosetas.
    Mis hermanas y mi madre calentándonos con el brasero, y la mesa camilla.
    Y jugando con las rosetas. Escondíamos tres en las manos, cerrábamos los puños y detrás del cuerpo, en la mano derecha, poníamos, una, dos o tres rosetas.
    ¡A la de una,a la de dos y a la de.... tres...! Sacábamos la mano derecha, y cada una decía un número, que fuera múltiplo de tres, como máximo por las personas que estuviéramos allí.
    Abríamos la mano y contábamos cuántas rosetas tenía cada una y sumábamos. Ganaba quien acertara, claro, o se acercara más al número.
    A veces se unían mis primas y echábamos una tarde muy buena.
    Mojando sopas de pan en el aceite, con las rosetas y las habas frescas peladas, teníamos bastante para una cena. Nos íbamos a la cama bien calentitas, jejeje.

    Y después de vivir 30 años en Málaga, y escuchar palomitas, a mí también se me ha pegado. Pero me pasa una cosa muy curiosa: lo primero que digo es palomitas, pero me quedo un segundo un poco descolocada, porque me parece que estoy hablando de otra cosa. Tardo poco, pero es como si tradujera, sí, sí, palomitas son... ah, rosetas...
    Enfín. Rosetas o palomitas para una tarde de películas, con amigos o familia, fáciles y muy sabrosas.
    Ingredientes:
    • 50 gramos de bacon ahumado frito y muy crujiente
    • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra
    • 90 gramos de maiz en grano
    • 60 gramos de mantequilla
    • Media cucharadita de pimentón dulce
    • Un poco de sal y de pimienta
      Preparación:
    1.- Fríe primero el bacon muy crujiente.Para hacerlo más rápido y sin grasa ni manchar nada, utiliza el microondas.
    2.- En un plato pon dos o tres servilletas. Luego las lonchas de bacón, después tapa con otras dos o tres servilletas de papel.
    3.- Mete en el microondas 2-3 minutos, depende los watios de tu microondas. El mío, que es muy potente, ha necesitado menos de dos minutos.Comprueba y retira.
    4.- Tritura con batidora o robot de cocina. Reserva. 
    5.- Funde la mantequilla en un cazo pequeño a fuego medio o en el microondas.
    6.- Prepara las rosetas, con el aceite de oliva virgen extra, y un puñado de granos No eches mucho aceite, las rosetas o palomitas se abren con el calor, no hace falta añadirles mucha grasa, ni las vamos a freir.
    Conviene mover de forma continua la sartén para que los granos no se quemen. En el momento que empiezan a explotar, baja la temperatura y continúa con el movimiento de la sartén hasta que terminen de explotar. 
    7.-  Vierte la mantequilla fundida por encima de la rosetas o palomitas aún calientes.
    8.- Espolvorea con el bacón y pimentón, y remueve para que se mezcle bien. Añade un poco de sal y un poco de pimienta.

    Sirve en seguida. 
    8.- Puedes acompañarlas de queso cheddar por encima, cuando aún estén calientes, para que se derrita.

    Fuente de la receta:
    Del libro ¡Palomitas! de Hannah Miles, de El País Aguilar.
    Nota.
    Las palomitas se obtienen a partir de una variedad especial de maíz que explota y se convierte en palomitas cuando se calienta a elevadas temperaturas.Como alimento, 100 gramos de palomitas aportan una cantidad modesta de calorías (370 Kcal/100 g), por lo que se considera como un aperitivo bueno pero energético y, por ende, de consumo moderado.
    Para que el aporte calórico no sea demasiado grande, es conveniente utilizar poco aceite a la hora de calentarlas, y aliñarlo con la menor grasa posible. Un día es un día, pero es conveniente no abusar, y tomar poca cantidad. . Que la que avisa no es traidora.
    Las palomitas o rosetas que se venden envasadas y listas para preparar en el mismo envase, tienen más cantidad de sal y contienen grasas poco saludables. 
    Lo sano y natural es comer las palomitas hechas en casa a partir de granos sueltos, al natural y en la sartén