8 sept. 2013

POSTRE DE CHOCOLATE RÁPIDO Y FÁCIL


No hay nada mejor que preparar un postre y que sea rápido, fácil y que encima, esté muy, pero que muy rico.

Éste es el caso que nos ocupa hoy, un postre que hará las delicidas de todo el que lo pruebe, condición única, que le guste el chocolate. Ya sea blanco o negro o con leche, una delicia para el paladar.
Para un tentempié a media mañana, para un postre, o merienda, siempre será bien recibido.



Ingredientes: 4 personas
  • 130 ml. de agua
  • 4 cucharadas bien llenas de azúcar glacé
  • 180 g. de chocolate negro o blanco
  • 3 yemas de huevo (60 g. aproximadamente)
  • 300 ml. de nata para montar.
Preparación.
  1. En un cazo pon el agua y el azúcar a calentar, a fuego lento, removiendo para disolver bien el azúcar.
  2. Sube la temperatura y cuando comience a hervir, deja 3 minutos sin remover. 
  3. Aparta del fuego y deja entibiar un poco.
  4. Mientras pesa el chocolate y trocea.
  5. En un recipiente para batir, echa el chocolate y el jarabe aún caliente.
  6. Bate hasta fundir bien el chocolate.
  7. Añade las yemas y sigue batiendo.
  8. Y finalmente, agrega la nata y bate hasta que esté todo bien incorporado.
  9. Rellena en cuatro copas o vasitos pequeños (para chupitos) y cubre con film transparente
  10. Mete en el frigorífico durante dos horas hasta que cuaje.
  11. También puedes sacarlo media hora antes de servir, y no estará tan cuajado, y será como un chocolate en taza, pero más espeso. Eso ya, a gusto del consumidor o consumidora.
  12. Puedes decorar con bolitas de chocolate o ralladura y fideos de chocolate...
  13. En vasitos  pequeños te da para más comensales. Es la medida ideal, para un tentempié a media mañana, para un postre o para una merienda.

Variante: Puedes hacer la mitad de la receta con chocolate negro y la otra mitad con chocolate blanco.
Primero haces el negro... dejas el tiempo para que cuaje, y luego haces con el blanco (o viceversa) y lo añades, con lo cual tendrás unos vasitos de dos colores muy bonitos y deliciosos.


2 sept. 2013

TARTA DE VAINILLA Y HIERBABUENA (Thermomix y tradicional) ¡y por cabezonería!

La historia de la realización de esta tarta es muy larga, pero a la vez sorprendente.
Sorprendente lo que me pasa a mí...
Resulta que hace años, sí, años, ví esta receta en una revista de Thermomix y me llamó la atención lo bonita que estaba. Quise hacerla y guardé la revista....
Pasó el tiempo y cuando quise hacerla, no la encontraba. Después de perderla, encontrarla, volverla a perder... así durante un tiempo, recorté la receta para tenerla más controlada y la dejé en un sitio donde estuviera más "encontrable". Pues no, se volvió a perder. Busco por internet y nada, no encuentro esa receta. Hace unos meses vuelvo a encontrarla (todo esto habían pasado ya meses y años y continuas aventuras de pérdidas y encuentros) y compro los ingredientes. ¡vale! Tengo el tiempo para hacerla y la ocasión... ¡horror, vuelvo a perderla! y vuelta a empezar. Que sí, que no... que la pongo aquí para que no se pierda, que ya no está... o no me acuerdo, jajajaj.
Por fín... por fín hace unos días la hice, la tarta, sí... la hice.... Pero la gelatina no me quedó bien. El molde era muy grande, y la gelatina no cubría lo suficiente para que destacara....
Así es que ayer la hice de nuevo, en un molde más pequeño y variando un poco los ingredientes.
No me quedó tan perfecta como en la revista, que mira que parece dibujá... y no me la pidáis que he perdido la foto, no la receta, jajajaj.
Pues a pesar de eso, la tarta estaba riquísima, y me gustó mucho, pero que mucho, mucho.
Os dejo la receta. La hice con thermomix, pero supongo que se puede hacer de forma tradicional. Es muy fácil.
Ingredientes.
  • 300 gramos de masa quebrada, o una base redonda para le molde a utilizar
  • 250 g. de queso fresco (yo puse del queso de untar),
  • 100 g. de nata líquida,
  • 80 g. de azúcar, 
  • 4 huevos,
  • Ralladura de un limón,
  • Una cucharadita y media de esencia de vainilla (según lo concentrada que esté),
  • 10 hojas de hierbabuena,
  • Un chorrito de triple seco.
Para la gelatina:
  • 20 hojas de hierbabuena
  • 180 g. de agua
  • 2 hojas de gelatina hidratadas en agua fría.
  • Media cucharadita de esencia de vainilla.
Preparación:
  1. Bate  todos los ingredientes en un vaso alto.
  2. Estira la masa   sobre una superficie enharinada, o sobre papel de horno, para que no se pegue, y ponla sobre una tartera o molde engrasada.
  3. Pincha con tenedor para que no suba la masa, y rellena con la mezcla, pero sin llegar al final del borde.
  4. Hornea, con horno precalentado a 150º, durante 50 minutos.
  5. Para la gelatina, hidrata primero las hojas de gelatina en agua fría unos minutos (5),
  6. Calienta el agua con las hojas de hierbabuena, unas gotas de esencia de vainilla y la gelatina escurrida. 
  7. Cuela y reserva hasta que esté muy tibia, casi fría, pero antes de que empiece a cuajar.
  8. Vierte sobre la tarta fría y deja reposar en la neveras unas dos o tres horas.
CON THERMOMIX:
  1. En el vaso pon todos los ingredientes menos la masa quebrada y tritura 6 segundos, velocidad 6.
  2. EStira la masa y dispón sobre una tartera o molde engrasada. Pincha con un tenedor para que no suba la tarta.
  3. Vierte la mezcla y cocina en horno  precalentado a 150º durante 50 minutos, o hasta que al pinchar, el palillo salga limpio),
  4. Deja enfriar.
  5. Pon la gelatina en remojo durante unos minutos, en agua fría.
  6. Calienta el agua, las hojas de hierbabuena y unas gotas de vainilla. 
  7. Programa 5 minutos, a 100º y velocidad 1.
  8. Incorpora las hojas de gelatina ya hidratadas y mezcla unos segundos a velocidad 8.
  9. Cuela con un colador de malla grande y baña con esta preparación la tarta ya fría. Vuelve a meter en el frigorífico hasta que la gelatina cuaje.

Fuente:
Revista Cocinar con Thermomix

u puede añadir a platos de sopas, guisos, verduras, estofados y en los caracoles.